jueves, 10 de febrero de 2011

Manual Del Perfecto Vecino

Las convenciones sociales en los ascensores pueden ser un dolor de cabeza para los vecinos desprevenidos o transeúntes poco habituados a este delicado momento de la vida compartida. Si bien uno puede tener suerte y vivir en algún apartamento antes del 4to piso, el resto de los mortales debemos sufrir, por lo menos una vez a la semana (los mas suertudos) el acecho de este inminente y claustrofobico momento incomodo. Por eso, me voy a tomar el tiempo de detallar algunos prototipos de conversación con vecinos y que se debe, y no se debe hacer en ese momento.

Opción 1: La vecina cincuentona de paso nos pregunta donde compramos una musculosa que tenemos puesta.

Donde querríamos decir: "Señora vecina, ubíquese a su edad y no trate de hacerse la borrega con una musculosa con estampado de manzanitas, criterio".

Usted dirá: "La compre en el local nº 27 de la Galería de las Pamplinas y estaba escondidita en el fondo, seguro quedan todavía."

Beneficios: usted la estimulara a una compra, y eventualmente, el buen raciocinio le dirá que ese estampado juvenil no es para ella. Ergo, no volverá a preguntarle donde compro su ropa.

Opción 2: El vecino (que por mala suerte incluso se baja después que usted) pregunta como le va en la carrera para, después de hacer este fortuito comentario, preguntar "¿que es lo que estudiabas?".

Donde querríamos decir: "Y todavía me falta, hago Ciencia Política".

Usted dirá: "Y, mas o menos. Hago Ingeniera Molecular Bioestadistica".

Beneficios: Usted no quedara como un tontuelo que no cursa en tiempo una carrera normal, si no como un esforzado visionario de lo que sea o pueda llegar a ser - con todo lo que implica lo rimbombante del titulo - la Ingeniería Molecular Bioestadistica. Póngase creativo, es su
oportunidad.

Opción 3: El vecino, de edad avanzada, le comenta que esta mas flaca.

Donde querríamos decir: "Es que estoy teniendo sexo como una marrana".

Usted dirá: "Si, estoy haciendo mas ejercicio".

Beneficios: Si el vecino ya lo sabe por ruidos molestos, pasa el momento incomodo con la gracia de una gacela. Si el vecino es completamente inocente, se evitara el momento desagradable del infarto cardíaco con toda la parafernalia de Ambulancias y etcs.

Póngalos en practica, su viajes en el ascensor mejoraran exponencialmente.

Próximamente veremos "Tópicos que puede usar en los pocos placenteros viajes de ascensor si usted los prefiere a los incongruentes silencios incómodos".

4 comentarios:

Sophie dijo...

muero por saber tu opinion acercad de los personajes en los ómnibus...
me reí mucho con esto!
beso :D

Kitty Wu dijo...

Sophie, yo para los ómnibus tengo una ley única: "la lucha con las viejas por el asiento es una cuestión moral, no física". Así que imagínate.

Beso!

El Mameluco dijo...

Por suerte nosotros los claustrofóbicos no tenemos ese problema. Claro: cuando el número del piso pasa a ser de dos cifras ya se nos entra a complicar con eso de subir y bajar escaleras cada vez que hay que salir a comprar el pan o la leche (yo por suerte vivo en un tercer piso y me la banco bastante bien) pero bueno, igual creo que es preferible la contusión de piernas a tener que soportar esas incomodísimas situaciones.

Le mando un saludo por el ascensor, yo me quedo esperando acá en la puerta

Kitty Wu dijo...

Sr.Gonzalez: usted es toda una caja de sorpresas! No me lo imaginaba teniendo ese problema con los ascensores.No se preocupe, yo le llevo y le traigo las cosas por el ascensor, no se quedara sin leche ni pan. Y también algunos caramelos de limón, de buena que soy nomas.

Un saludo cordial, un beso y le devuelvo la gentileza del GOOOOOOOONNNNNGGGGGGGGGGG!